INICIOPUNTO DE VISTA

EL CORONAVIRUS PRORROGUISTA

El Tribunal Supremo Electoral, coincidiendo con la postura del gobierno transitorio.

El Tribunal Supremo Electoral, coincidiendo con la postura del gobierno transitorio descartó definitivamente la realización de las elecciones generales que tenían que realizarse este 3 de mayo próximo, las postergó indefinidamente y asumió para sí toda la potestad de realizarlas o no en este año.

Salvador Romero presentó un proyecto de ley que será elevado al Órgano Legislativo para su aprobación y que habría sido consensuado con los partidos político habilitados para participar en los comicios, incluyendo al MAS – IPSP.

Además de descartar la fecha del 3 de mayo, “propone un rango de fechas en las cuales deberá celebrarse la votación, comprendido entre el domingo 7 de junio y el domingo 6 de septiembre de 2020”, pero se reserva el derecho (para el TSE o mejor dicho Romero) de definir la fecha de votación “a partir de consideraciones técnicas, valoraciones científicas, provenientes de estimaciones serias sobre la probable evolución de la pandemia y teniendo como referencia útil las experiencias internacionales”. Y luego cierra las actividades del propio Tribunal para que se reanuden no se sabe cuándo.

El plan continúa

Es decir, si bien se tiene que priorizar la defensa de la vida de toda la población boliviana, la desmoviliza perjudicando, especialmente al MAS – IPSP, sabiendo que sus bases son populares y que viven casi del trabajo informal del día a día, sin contar con los habitantes del área rural.

Pero, es más, si bien indica “un rango de fechas” para el verificativo de la votación, Romero supedita ésta a la voluntad del TSE y las valoraciones, técnicas, científicas… y la referencia útil de las experiencias internacionales que, se sabe, son de postergación indefinida de cualquier consulta ciudadana. Es decir, si él considera que las condiciones no están dadas, las elecciones se postergan hasta cuando él quiera y desee.

Además, dejan de trabajar cuando deberían dejar toda la tarea administrativa, logística y técnica que debe llevar adelante el OEP lista para llevar adelante las elecciones o sea sigue ganando tiempo para sus fines. 

Un gobierno fuerte

Priorizando, siempre, la defensa de la vida, son muchos los sectores de la población nacional que aseguran que las elecciones deberían realizarse en un tiempo perentorio y cuando la pandemia disminuya los contagios, porque solo un gobierno fuerte, legal y legítimamente constituido podrá pedir sacrificios al pueblo y atacar decididamente al coronavirus.

Empero, esto es lo que precisamente, no quieren los “transitorios” que tienen como principal objetivo ganar tiempo para continuar el desmantelamiento del Estado Plurinacional que costó sangre al pueblo boliviano y especialmente, al movimiento indígena originario campesino. Obvio están apoyados, coyunturalmente, por el coronavirus.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba